La última boda

Iglesia, civil y fiestón. Había una vibración positiva entre los novios, las familias, los amigos. Eso no siempre se da en las bodas. Se notaba que esa gente se quiere.
Mientras llegaba a la recepción, se me ocurrió que en nuestros tiempos resulta difícil pensar en un ejercicio de libertad y de rebeldía más radical que este.

Leer más