IMG_6315

Juan Francisco Vélez, Ingeniero y Educador Familiar junto con su esposa María Luisa Estrada de Vélez, Comunicadora y Educadora Familiar, fundaron PROTEGE TU CORAZÓN en Medellín, Colombia en agosto del año 1993.
Un día en el súper, María Luisa coincidió con una amiga que le comentó: “Se nos crecieron los niños, el mío va para 12 años; en cualquier momento nos pueden traer un nieto…, ¿qué vamos a hacer?
Ella, consciente de las nuevas presiones que enfrentarían sus hijos en este terreno, trató de explicarle su punto de vista, pero se vio corta de palabras y al llegar a casa compartió con Juan Francisco su frustración. “Es importante lograr tener un superávit argumental porque los hijos necesitan razones poderosas para vivir bien su sexualidad”, anotó Juan Francisco.
Meses después, el gobierno de Colombia decretó la obligatoriedad de la educación sexual en todos los colegios. Si bien era un asunto que ya les inquietaba a nivel personal, iba más allá de su propia familia, entonces pensaron introducir un programa educativo con una visión optimista del amor y la sexualidad centrada en la persona y no sólo en su aspecto biológico.
Esto los motivó a investigar más y a analizar diferentes modelos de educación sexual existentes. Descubrieron que en Canadá y Estados Unidos se aplicaban varios programas con principios afines a los suyos, algunos de los cuales sirvieron de inspiración. Les llamó especialmente la atención uno de ellos, con el cual establecieron un acuerdo. Así nació el programa que inicialmente se llamó Teen Aid Protege tu corazón.

Haz click en los siguientes títulos para continuar leyendo la historia:

CORPORAL

Decididos a influir en los adolescentes, conformaron un grupo de estudio interdisciplinar con personas que compartían su interés. Fundaron la Corporación para la Promoción Humana Integral, CORPORAL, entidad sin fin de lucro, dueña del programa. Invitaron como Cofundadores a Esteban Jácome, Médico Gineco-obstetra, Ana María Restrepo, Psicóloga Clínica y Felipe Toro, Administrador de Empresas.
Basados en la antropología, la psicología, la medicina y la pedagogía, durante dos años, se dedicaron a preparar los contenidos educativos, con los cuales llegarían a los adolescentes y a planear lo que sería cada sesión incluyendo los objetivos, los conceptos clave, las dinámicas, ejercicios escritos y el material audiovisual. Convencidos de respetar siempre la libertad, escogieron como estilo del programa, el de proponer sin imponer, acompañado de una metodología participativa que despertara interés en los temas y fortaleciera el proceso de enseñanza-aprendizaje.
La primera sesión se dio en octubre de 1993 a un numeroso grupo de adolescentes de 15 años de un colegio de Medellín y resultó todo un éxito.
Tiempo después, se incorporaron al programa como instructores, Ana Margarita Moreno, Enfermera y Carlos Jaime Taborda, Abogado y Juez Penal que por su compromiso se nombraron como Socios Activos.

PRESENCIA DE LOS PADRES

Para conocer los cambios actitudinales de los alumnos se comenzó a aplicar un test al principio y al final del programa en cada colegio. Se detectó que el 85% de los adolescentes no hablaban con sus padres sobre las diferencias entre amor y sexo y otros temas de sexualidad. Se vio necesario crear contenidos exclusivamente dirigidos a los padres de familia, convencidos de que sin su participación la tarea con los adolescentes se quedaría a mitad de camino. Para muchos padres el atractivo de estos talleres era el lenguaje claro y directo, lleno de sentido práctico, que agradecían mucho porque les ayudaba a aplicar los conceptos y las recomendaciones pedagógicas en forma inmediata.

ESENCIA DE LA PERSONA

Partiendo del desarrollo del carácter como el único fundamento para educar y vivir bien la sexualidad, con el paso del tiempo se han diseñado sesiones para adolescentes y talleres para padres, adaptándose a nuevas necesidades con su estilo vibrante y su metodología característica.

Se vio que el corazón como centro de la afectividad y por tanto, esencia de la persona, debía elegirse como la identificación del programa y desde el año 2001 , “Protege tu corazón” se adoptó como el nombre definitivo del programa.

PROGRAMA PIONERO

El modo directo de impartir las sesiones y el enfoque optimista de la sexualidad era una novedad que llamaba la atención. Empezaron a llegar invitaciones de colegios de varias ciudades colombianas como Cartagena, Barranquilla, Bogotá, Riohacha y luego de países vecinos. El interés por Protege tu corazón (PTC) se volvió creciente lo cual aumentaba la pasión en los instructores que lo impartían.
De esta manera, la chispa se fue propagando y en menos de una década PTC, además de establecerse en Colombia (1993), se iniciaba en Perú, en México y Argentina.
En el año 2001, los Fundadores se trasladan a México para continuar el desarrollo y la expansión. Ana Margarita Moreno asume la Dirección Ejecutiva del programa en Colombia por varios años. Durante su gestión se consolida el crecimiento y se amplia el equipo de instructores para atender los nuevos compromisos.
En ese año se empiezan a atender colegios en México y en 15 ciudades de España. Se llega a Bolivia (2005), a Italia, Brasil (2006), y a Costa Rica (2007). En el año 2008 se inician actividades en cuatro nuevos países: Paraguay, Uruguay, Singapur y Guatemala. En el 2009 se empieza en Lisboa y en el 2011 en Viseu, Portugal. En el 2016 empezó en San Salvador.
Protege tu corazón es invitado a congresos internacionales. “Familia y Educación” en Caracas, Venezuela (1997), “Educación de Calidad” en Valencia, España (2001), “La familia hoy y siempre” en Santiago de Chile (2002), “Afectividad y Sexualidad” en Ciudad de México (2006), “Love, Life and Sex” en Manila, Filipinas (2007), “Reflecting the Image of God in Life, Marriage and the Family” en Santa Clara, California en 2011.
Se han capacitado 1.400 personas en diferentes lugares, muchas de las cuales forman parte de los grupos de instructores que imparten el programa en cada país. Con su visión y entusiasmo, PTC ha sido pionero en Hispanoamérica y Europa y ha podido llegar a más de un millón de personas.

DESAFÍO APASIONANTE

Los abuelos no hablaban antes de sexualidad con sus hijos y actualmente son abundantes los padres que aún no lo hacen. Cuando PTC inició sus actividades, se pensaba que no era necesario abordar estos temas en los colegios, generando un vacío educativo en un aspecto fundamental en el desarrollo de la personalidad.
Como todo vacío tiende a llenarse, los gobiernos de muchos países empezaron a implementar programas de educación sexual centrados únicamente en la prevención de embarazos y enfermedades, generalizando la idea de que la sexualidad es un problema arriesgado y no un aspecto importante de la personalidad que ha de integrarse armónicamente en el conjunto de valores y comportamientos de cada persona.
Hoy más que nunca es necesario contar con ayudas estructuradas como Protege tu corazón. La sexualidad no es algo que pueda abordarse con charlas o conferencias que aborden el asunto con superficialidad. “Es urgente animar a los adolescentes a vivir una sexualidad inteligente basada en el desarrollo del carácter que le dé piso a la capacidad de amar como eje de un estilo de vida sano, basado en la conquista de buenos hábitos y un optimismo realista en la victoria del amor”, dicen los fundadores.
PTC ha llegado a miles de personas alrededor del mundo y la chispa se puede propagar en muchas otras ciudades de los cinco continentes. Su ciudad, su país puede ser el siguiente.
Por la metodología, el estilo y el contenido, PTC es ¡el programa!

top