Cambio de 180°


Por María Isabel Giraldo

“Lo que entregas es lo que recibes del universo y pienso que es como decir: ´Voy a hacer la diferencia´ una y otra vez. Dices ´lo que voy a hacer hoy va a hacer la diferencia. Lo que yo digo es importante, lo que yo hago es importante, yo importo, a los demás les importa lo que tengo para decir´.”

Esto me lo dijo hace un poco más de dos años una artista admirable, sencilla, comprometida con el mundo que la rodeaba, talentosa. Para mí, hablar de temas profundos con Miley Cyrus fue todo un privilegio y al escucharla, creí en sus palabras y me inspiró a hacer la diferencia. Sin embargo, ese mismo día en el concierto me preguntaba si realmente era lo que me había dejado ver, si su actuación se ajustada a lo que me había dicho. Me quedó la duda. Y no me alegra que aquella duda haya ido confirmándose a través del tiempo, con cada canción, video y presentación. Ha sido un increíble y lamentable cambio de 180°.
La reciente aparición de la cantante en los Video Music Awards me ha llevado a una reflexión.¿Acaso las personas cambian tan fácil y rotundamente? ¿Será sólo un asunto de las estrellas y de rating?, ¿desde el principio era todo una farsa?
Todos los juicios y críticas que se me han ocurrido después de ver la gran transformación de la inocente Hannah Montana van acompañados de una frase que me lleva a reconsiderarlos: “Duro con los hechos, suave con las personas”. No es nuestra potestad ponernos el sombrero de jueces y señalar con el dedo. Es muy probable que como muchos fans argumentan, Miley haya vivido un montón de situaciones en su vida profesional y privada que la han llevado a la persona que hoy es. Tal vez es entendible mas no por ello excusable… mucho menos imitable. Todos tenemos un pasado que cargar y nos predispone en muchos sentidos. Pero no es esta una razón para promover e imponer dichos puntos de vista como si fueran buenos o “normales.
¿A qué me refiero? Es impactante comparar el estilo cercano, amable y alegre que atrajo a toda una generación, con las recientes manifestaciones grotescas, agresivas, postizas, cargadas de un erotismo sin sentido, muy lejano de una puesta en escena de una artista íntegra. Pero preocupa aún más el camino que tomarán sus fieles seguidoras/es dado que muchas veces el fanatismo puede llegar a nublar nuestro criterio.
Es impresionante que aquella adolescente amable y tranquila con la que me senté a hablar sea la misma que veo hoy en los medios, a donde sea que mire. Lo digo con mucho respeto pero sin callar. Mientras más fuerte es la cultura de lo sexual (ya no sólo de lo sexy) impulsada por los famosos y los medios de consumo, más consecuente debe ser la educación dada a nuestros niños pues son ellos quienes reciben el mayor impacto. Hace dos años, me habría encantado compartir mucho más con esta celebridad. Solo fueron quince minutos en los que quizás pude haber profundizado más en la conciencia de sus actos y sus decisiones, de su futuro y su vida. ¿Será feliz? No lo sé pero vale la pena preguntárnoslo. ¿Qué habrá fallado? ¿Estará orgullosa de haber vendido su originalidad y maravilloso talento por una cuestión de fama, dinero y poder?
¿Será que le hizo falta una preparación integral desde pequeña para lanzarse a ese mundo despiadado, que no perdona, que presiona constantemente? ¿Será que ha sufrido mucho y ha intentado apaciguar ese dolor con soluciones a corto plazo, con la búsqueda de sensaciones fuertes que le nublen y disipen las penas, aunque cuando amanezca duela aún más?
Desde mi experiencia en Protege Tu Corazón, he aprendido sobre nuestro gran valor como personas. Queremos hacerles saber a las adolescentes lo hermosas que son por dentro y por fuera, que valen muchísimo por su individualidad. Las impulsamos a construir una buena autoestima desde la sencillez. Este mensaje se extiende a todos nosotros pues muchas veces llegamos a reducirnos a sólo una apariencia. Nos subestimamos. Creemos que no podemos ser más que eso.
Estemos atentos. Somos los responsables de nuestras decisiones, no dependemos del pasado ni del medio que nos rodea. Aun con hondas heridas, todos, incluida Miley, contamos con la libertad y con la inviolable capacidad de ser mejores. Tenemos esperanza. No desistamos ni dejemos de creer en esta, nuestra especie humana que tanto tiene para dar. Somos mucho más que un cuerpo, una cara… incluso más que sólo talento. La belleza interior, aquella que no se desmaquilla ni se arruga, es la que debe salir a brillar. Tenemos la capacidad de ejercer una gran repercusión en la vida de los demás. Nosotros también tenemos la capacidad de generar un cambio de 180 y de “hacer la diferencia”, como ella lo dijo en aquella ocasión, para bien o para mal. Nosotros decidimos.

top
8 Respuestas a Cambio de 180°
  1. Carlos Santiago Cano | 09/10/2013 a las 7:32 AM

    Que interesante mirada de este fenómeno que afecta tanto a nuestras niñas… Qué pasa en el carácter de alguien para que de un lamentable giro de estos? Eso debe preocuparnos!

  2. ana | 10/10/2013 a las 2:57 AM

    ella es solo una marioneta iluminatti, abrid los ojos e informaros, hay algo peor y más allá de un (“cambio de 180°” ) no seáis ingenuos

  3. Mary | 21/11/2013 a las 12:16 PM

    Gracias por escribir sobre esto porque nos ayudan a hablar con nuestros hijos y como abordar todos los temas de interés para los jóvenes. Dios los bendiga por su apostolado en la enseñanza.

  4. Monique Vélez-Málaga | 02/02/2014 a las 9:22 PM

    Que se puede esperar de una adolescente que escribe esto? Una visión superficial y que apenas toca los tobillos de la filosofía. No se puede ver totalmente como es alguien si uno en el pasado y aún en el presente admira a esa persona. Esa niña que usted dice que era sencilla y comprometida, realmente no le consta, se ve que usted es muy joven, pues desde decadas atrás cada artista vende una imagen: solidario, amante de los pobres, sencillo, y asi, en fin, un montón de cualidades falsas.

    Ejemplo britney spears, su anterior imagen era de pureza, castidad y solidaria y muchas niñas de su edad lo creyeron. Años pasaron y oh! sorpresa, ella ya no era asi. Ahora que le entrevistan ella afirma que nunca fue casta y que todo era publicidad.

    Asi que para resumirle, esta cantante siempre ha sido asi tal cual como la ve hoy, solo que antes por x motivo no podia hacerlo. Todo es marketing niña, se hace lo que mas venda. Antes vendia mas haciendose la sencilla y amable, pero como ya ella no estaba vendiendo tanto entonces se cambia su imagen. No es un cambio de180 grados, ella siempre ha sido asi.

    Que pasa ptc? Los conocía por sus buenos articulos, pero este definitivamente se pasa de poca acertividad.

    • admin | 05/02/2014 a las 5:35 PM

      Me gustaría aclarar varios puntos de su comentario. Primero, empiezo por decirle que estoy de acuerdo con gran parte de su planteamiento. Es claro que no me consta cómo era Miley Cyrus, tampoco cómo es. No soy su amiga ni familiar. Veo lo que ella deja ver y lo que el resto del mundo, incluidas las fans jóvenes e ingenuas que la tienen como ídolo, ven. Entonces no pretendo ni nunca pretendí describir su personalidad. Yo en el artículo hablo de la farsa y el marketing, usted y yo estamos en la misma página. Estoy de acuerdo con que muchas estrellas son lo que se vende. Eso no quiere decir que el cambio no se haya dado. No creo que Miley Cyrus desde que actuaba a los 13 años como Hannah Montana no viera la hora de “rebelarse” y de ser como hoy la vemos. Como usted bien lo dijo, se trata de conveniencia. Y no creo que a esa edad ella se viera en un futuro de esa manera. Tal vez fue la manipulación de los medios y de sus agentes la que hizo que ella creyera que fue idea suya cambiar así. No lo sabemos. Simplemente fueron distintas circunstancias en su vida que desconozco las que la llevaron a ir cambiando poco a poco. Es muy probable que uno de esos factores haya sido el marketing, la publicidad, el dinero. Incluso eso lo sostengo en el artículo. Pero, como también lo digo, intento no juzgar.
      Además creo que el riesgo de caer en la corriente del marketing, como Miley Cyrus, lo corremos todos, especialmente los adolescentes. Nosotros (pues como usted lo dijo, también lo soy) somos quienes estamos expuestos todo el tiempo a los estereotipos de la publicidad, a ídolos desviados, a las exigencias de una sociedad superficial. También nosotros nos vemos tentados a vender nuestra imagen por prestigio, dinero o “admiración”. No se necesita ser famoso para ello. Ya si Miley siempre quiso ser así o no… eso no tenemos forma de saberlo.
      Le agradezco mucho sus comentarios, me han ayudado a reflexionar en aspectos importantes del tema. Espero haber entrado un poco más en la visión filosófica del asunto y haberle proporcionado los elementos que buscaba. Un saludo, María Isabel Giraldo

  5. Ana Moreno | 06/02/2014 a las 3:36 AM

    Creo que el punto no es si el giro se dio porque la influenciaron, por su propia decisión por que estaba programado. El punto importante es que en el articulo muestra a los adolescentes y a todos nosotros! El riesgo y el peligro de perder el foco, de no ser fieles a nuestros valores, del impacto sobre el caracter, de las decisiones que vamos tomando. Excelente mensaje. Gracias. Sigan adelante PTC.

  6. Camila | 16/02/2014 a las 2:13 PM

    Cada persona tiene derecho a pensar y sentir lo que desea……..
    que unos crean o no en la realización de las personas, no es motivo de burla….

  7. Pingback: Protege tu Corazón | 6 VERDADES SOBRE LA PORNOGRAFÍA Y LAS MUJERES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top