La otra cara del sexo seguro

Por Juan Francisco Vélez, Fundador y Director del programa

Artículo que trata a profundidad el tema del condón y la utilidad del mismo como supuesta promesa de protección.

La publicidad que se le hace al “sexo seguro”, plantea la falsa promesa de que todas las consecuencias negativas de la actividad sexual pueden ser eliminadas:

  • Todas las E.T.S pueden prevenirse con el uso de condones.
  • La contracepción elimina completamente la probabilidad de embarazo.
  • En el caso -completamente improbable- de que una mujer quede embarazada, no está obligada a que nazca un bebé…
  • Cualquier consecuencia negativa derivada de la actividad sexual que no se pueda prevenir con la anticoncepción o el aborto, no se debe plantear. No vale la pena hablar de ella[1].

Sin embargo la verdad es que el “sexo seguro” es realmente “sexo inseguro” porque la promesa de protección no se cumple.

Condones y ETS
El porcentaje de efectividad de los condones para prevenir las E.T.S, si estos se utilizan bien (se prescriben siete pasos) y de forma consistente (en todos los casos) es la siguiente[2]:

Enfermedad Efectividad
VIH ≈ 85%
Clamidia ≈ 50%
Gonorrea ≈ 50%
Sífilis ≈ 50%
Herpes ≈ 50%
VPH ≤ 70%

Aclaración de términos y símbolos:

ETS: Enfermedades de Transmisión Sexual, o Infecciones de Transmisión Sexual.
VIH: Virus de Inmunodeficiencia Humana. Desemboca en SIDA.
VPH: Virus de Papiloma Humano

≈ : Aproximado
≤ : Menor o igual

Condones y embarazo
Los condones pueden fallar por dos razones. Fallas del producto al romperse el látex y fallas derivadas del uso incorrecto o inconsistente por parte del usuario. En la prevención del embarazo, la combinación de los tipos de fallo se acumula para determinar el total. La del condón es del 3% y la del usuario es del 14%. Esto significa que entre las usuarios adolescentes, una entre cada siete mujeres queda embarazada en el período estudiado de un año[3].

Los proveedores de condones deberían advertir la diferencia entre absoluta protección (prevención de la infección) y protección parcial (reducción del riesgo de infección). El hecho científico es que el condón solo reduce el riesgo de algunas E.T.S y no reduce el riesgo de otras. El verdadero grado de reducción de riesgo suministrado por los condones depende de factores que están fuera de control del usuario.

  • Modo de transmisión de la enfermedad
    E.T.S propagadas por fluídos genitales: VIH, Gonorrea, Clamidia.
    E.T.S clasificadas como úlceras genitales: herpes genital, sífilis y virus de papiloma humano (que se transmite mediante contacto directo piel con piel o a través de fluídos genitales)[4].
  • Infectividad
    La infectividad es la medida de riesgo de infección con una sola exposición a una enfermedad infecciosa. Se reportan entre 0.001 para el VIH y el 0.70 para el chancro cuya secreción contagia la sífilis. Con la gonorrea, los varones tienen un 0.20 de riesgo por cada acto sexual con una pareja infectada y las mujeres tienen al menos un 0.50 de riesgo[5]. En el caso del VIH, su infectividad depende del etapa de la enfermedad.
  • Sexo y edad
    El sexo y la edad también son factores que determinan el grado de reducción de riesgo. Las células del cuello uterino de una mujer adolescente (tipo columnares) son más susceptibles a ciertos agentes infecciosos como el VPH, la gonorrea y la clamidia, que las células del cuello uterino de una mujer adulta (tipo epiteliales)[6].

Aborto como alternativa
El recurso al aborto, cualquiera que sea el período de gestación aprobado por diversas leyes, es un asesinato. Desde el momento en que el espermatozoide fecunda un óvulo, existe una criatura con toda la potencialidad biológica y espiritual de un ser humano. “De acuerdo con el más estricto análisis determinista, el comienzo del ser (humano) se remonta exactamente a la fecundación y toda la existencia, desde las primeras divisiones celulares hasta la vejez, no es más que la ampliación del tema primitivo”[7].El hecho de que el ser humano haya de desarrollarse durante sus nueve primeros meses en el seno de la madre no modifica en nada esta información primitiva[8].

“Cuando un profano oye por primera vez una composición musical debe escuchar toda la obra a fin de conocerla. Pero el melómano reconoce a Mozart en el primer movimiento y puede citar la obra en el segundo o tercero. Así ocurre con la sinfonía humana, que el especialista reconoce en sus primeros acordes aunque sean precisos muchos movimientos diversos para que su forma completa sea evidente para todos[9].

No solo somos un cuerpo
Las personas poseen cinco dimensiones y las consecuencias negativas que se derivan de la actividad sexual, no se limitan sólo a la posibilidad de un embarazo o al contagio de enfermedades de transmisión sexual (también llamadas infecciones de transmisión sexual). Existen muchos otros efectos en lo social, emocional, intelectual y aún en lo trascendente debidamente estudiados y documentados (ver “Efectos del sexo sin compromiso: Lo que dice la ciencia” en www.protegetucorazón.com). La neurociencia de los últimos años ofrece una nueva y asombrosa información de cómo el sexo afecta el cerebro, abriendo una puerta a la comprensión de nuevos efectos.

“Los seres humanos son algo más que cuerpos físicos. Poseen la capacidad de pensamiento cognitivo el cual incluye el juicio, la abstracción, la planeación del futuro, la inteligencia moral y otros procesos que gobiernan nuestras vidas. La capacidad de tomar decisiones, puede guiar a un individuo a las recompensas más altas derivadas de su comportamiento sexual, a menos que ocurra una mala programación del cerebro ocasionada por el sexo prematuro o por una conducta sexual poco prudente durante los años de la adolescencia que pueden inducir daños en el desarrollo cerebral y afectar la sana capacidad de decidir[10].

[1] Jennifer Robak Morse, Ph D, NC Register.com

[2] The Medical Institute, Austin, TX, 2010

[3] Trevor Stammers, The condom controversy: safe sex or russian roulette, Family Education Trust, Whitton, UK, 2002

[4] Sexually Transmitted Diseases, Volumen 29, entrega 12, pp 811-817, Diciembre 2002. Journal of the American Transmitted Diseases

[5] Ibid

[6] Ibid

[7] Jérome Lejeune, El comienzo del ser humano. Estudio presentado a la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia el 1º de octubre de 1973.

[8] Ibid

[9] Ibid

[10] Joe McIlhaney, Freda McKissic, Hooked. Ne w Science on how casual sex is affecting our children, (Enganchado. Nueva ciencia de cómo el sexo casual está afectando a nuestros hijos), Northfield Publishing, Chicago, 2008, pag. 21

top
9 Respuestas a La otra cara del sexo seguro
  1. María | 25/09/2012 a las 6:26 PM

    Muchas gracias por brindar esta información.

  2. teresa | 07/06/2014 a las 8:06 PM

    Que admirable conocer que hay grupos de entidades como ustedes que están preocupados por las situaciones en diferente ámbitos del mundo, donde nuestros adolescentes y juventud no tienen horizonte, por tanta publicidad y medios que los tiene confundidos y desorientados, no hay familia, ausencia de Dios. felicitaciones y bendiciones.

    • admin | 02/07/2014 a las 2:22 PM

      Gracias por tu comentario, nos anima a seguir adelante con nuestro trabajo!

  3. LUZ MIREYA BÁEZ | 10/09/2014 a las 3:45 PM

    Desde que escuché una conferencia de la dra. margarita reforcé mi convicción de que es un engaño decirle a los adolescentes que el condón es una tabla de salvación para los riesgos derivados de una vida sexual temprana, sin preparación, y sin responsabilidad.
    Cuando los adultos salgamos de esta falacia, podremos brindar verdadera educación sexual y empezaremos a disminuir las estadísticas de embarazos adolescentes, enfermedades de transmisión sexual y los vacíos emocionales que genera una actividad sexual desorganizada y a destiempo. Recordemos que no existen preservativos para el alma. gracias.

  4. Pastillas para abortar | 31/03/2016 a las 8:26 PM

    Que increible que existan, de verdad no saben cuantas necesitamos este tipo de ayuda,

  5. teresa Rojas | 04/04/2016 a las 7:28 PM

    A qué edad se debe empezar a educar al niño respecto al sexo, y cómo hacerlo?

    • admin | 13/05/2016 a las 4:58 PM

      La educación de la sexualidad comienza desde muy pequeños, porque los niños desde los 2 o 3 años empiezan a sentir curiosidad por el origen de la vida, las diferencias niños y niñas, etc. Hay que tener respuestas adecuadas para cada edad. Y también hay otros aspectos que se van educando, como es la sensibilidad, la ética, la voluntad, el sentido, etc hacia la sexualidad.

  6. Pastillas para Abortar | 11/06/2016 a las 5:38 PM

    Lo que nos medios no nos dicen es que aun con metodos anticonceptivos, hay probabilidades de contrar enfermades por otro tipo de sexo, no solo el coito

  7. Pingback: La cuestión cultural del machismo: El Estado es responsable | This is not goma eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top