Más vale llegar un año antes que un minuto después

Por: Claudia Mendoza

¿Cómo hablar de sexo con los hijos? Muchas veces -casi siempre- resulta difícil hacerlo, pero es una tarea de tal importancia que como padres no debemos dejar pasar.

Tocar el tema de la sexualidad con los hijos resulta para muchos padres un aspecto complicado en la comunicación con los menores, pero esta tarea no debe dejarse a un lado, pues es fácil que ellos adquieran información equivocada de otras fuentes. Y es que, este tema es mejor tocarlo antes de tiempo que llegar tarde a tener una plática con tus hijos, cuando ya han sido influenciados por otras personas. Maria Luisa Estrada de Vélez, licenciada en comunicación, fundadora del programa Protege tu Corazón y experta en sexualidad, menciona que la mente de un niño es un teatro lleno de sillas vacías y se van llenando con ideas y vivencias a lo largo de su vida. “La cultura contemporánea y el ambiente influyen mucho y desde muy pequeños tienen acceso a Internet, la tele, el celular y están muy expuestos a los medios, en donde le hablan mucho de sexo a los niños. “Los papás pensamos que no es tiempo de hablarles y dejamos pasar la oportunidad de darles esa información, que finalmente reciben de la manera que nosotros no queríamos, por eso nuestra recomendación siempre ha sido llegar a tiempo pues es mas importante llegar un año antes que un minuto después”. Cada edad trae sus dudas, y en el caso de la sexualidad no cambia, pues en cada etapa los niños necesitan algunos conceptos o información concreta dependiendo de su desarrollo. “De tres a 6 años se pregunta sobre el origen de la vida, de 7 a 8 se pregunta por el papel del papá en la vida y en la fecundación, de los 9 y 12 viene la etapa de cambios físicos, pubertad y adolescencia. “Ahí hay que hablarle de esos cambios que van a ocurrir y lo que significan, para que no tengan ansiedad o se lleven una visión negativa o incorrecta”, indica la también autora del libro Sorpresa, te Espera un Gran Regalo. A partir de los 12 años la atracción física hacia el otro sexo inicia, así como el impulso y las emociones sexuales y allí es necesario hablar de cómo se presentan y la forma de llevarlas. Cuando llegan a los 14 ó 15 años es necesario mostrar la mejor manera de llevar un noviazgo y del verdadero sentido de la relación con una persona del sexo opuesto. “Nunca es demasiado pronto y al contrario puede ser demasiado tarde, he estado con 135 mil niños y adolescentes y notamos mucho cuando ha recibido la información de sus papás y tiene una visión del tema positiva, con respeto y valoración. “A los que no les han hablado sus padres les notas la malicia y el morbo, lo ven como algo feo o malo, cuando a los hijos habría que transmitirles que es bueno el sexo, el embarazo y el matrimonio en su momento y quién mejor que nosotros para decirlo poco a poco”. La vida está ligada a la sexualidad y por ello es fundamental tocar el tema con tus hijos, y no hay que verlo como algo malo, pues son parte de la vida y el amor, afirma la experta. Los padres generalmente piensan que no pueden hacerlo y tienen temor de tocar el tema porque al cuestionar la sexualidad, también cuestiona la propia historia de la pareja y esto genera angustia. “Hay que eliminar ese sentimiento, perder ese miedo y darle una visión bonita de lo que es el amor”, añade Estrada de Vélez.

El lenguaje adecuado a cada edad

Cuando un menor de 3 a 6 años ve a su mamá gorda y se le manifiesta que es porque espera un bebé, hay que explicarle como llegó ese pequeño ahí. “Les explicas que mamá tiene adentro una cuna donde se forma el bebé y va creciendo, hay que explicárselo en forma de cuento como llegó ahí, y cuando pregunta como va a salir puedes decirle que mamá tiene un conducto especial por donde saldrá el bebé. “Cuando preguntan por el papel del padre entre los 6 y 8 años se retoma el tema del conducto y se explica que allí papá deposita una semilla de vida o sea el espermatozoide”. Cuando los niños superan estas dos etapas hay que medir su madurez para explicar que el pene entra dentro de la vagina de mamá, porque así como pueden ser muy inquietos y extrovertidos, también pueden ser tímidos y necesitan esperar un poco más esa explicación. “A veces los papás dicen que los niños no preguntan pero sin duda si les interesa, entonces hay que poner el tema aprovechando una circunstancia, como una tía embarazada. “Los niños seguramente han visto cosas más de las que uno cree y asumen muchos temas que no son correctos, siempre hay que explicarles sus preguntas y no hay que dejar el tema en el aire porque el niño puede preguntarle a un amiguito, y no debemos dejar que nadie nos gane en esa competencia”. Hay que anticiparse a la información, añade Estrada de Vélez, y si existe una comunicación fluida con otros temas se facilitará mucho más hablar de la sexualidad. “Se nota cuando hay inquietudes mas allá y hay que ver que tema les obsesiona, a veces puedes notar las reacciones que tienen al ver un programa de televisión y ves que puede estar afectándolo o no”. Uno de los temores de los padres es que al tocar el tema con sus hijos, estos compartan con otros niños lo aprendido de sexualidad, por lo que Estrada de Vélez recomienda que se les aclare que son pláticas exclusivas de papás e hijos. “Hay que decirles que a todos los papás les gustaría hablar esto con sus hijos y tu no debes quitarles esa oportunidad, así les educas la sensibilidad y ven el tema positivo pero con respeto. “Este no es un tema trivial y merece todo el respeto, así cuando un niño quiera tocar el tema con otro niño que ya ha recibido la información correcta le podrá decir que ya lo habló con su papá”. Sin embargo, Estrada de Vélez menciona que hay que contar con la libertad de los hijos y no se puede controlar todo, especialmente en la adolescencia, pues aunque reciban la información están sujetos a equivocarse. “Es importante saber que aunque son adolescentes sigue necesitando límites y normas y tenemos que ser las barandillas del puente por el que está pasando el hijo que es la adolescencia. “Ellos se tienen que apoyar en algo y somos nosotros y si no estamos ahí haciendo seguimiento con horas de llegada y de salida, preguntando a donde van, y de vez en cuando decir que no”. Por ello, si no se da un seguimiento no se pueden esperar frutos pues en esta etapa de maduración además de aprender a tomar decisiones, hay que seguir dándole apoyo. “En la etapa de la adolescencia hay que darles herramientas, que sientan que estamos ahí, que nos puede preguntar lo que quiera, con los adolescentes hay que hablar del impulso sexual y de cómo se puede controlar. “El hecho de manejar su sexualidad lo hace madurar y aprender que el tener novio o novia es un proceso que le permite conocerse más y conocer más al otro de manera integral”, indica la experta. Dentro de la etapa de la adolescencia es importante que los temas sexuales no se manejen de forma negativa sino mostrando el lado positivo, como es el caso del noviazgo, explicándole al joven que al aplazarlo tendrá más libertad de comparar y de conocer más gente. “No hay que prohibir los noviazgos, porque mas ganas les dan, pero hay que hacerle ver las ventajas de aplazarlo y que no hay que dejarse llevar por la presión de los otros sino disfrutar la adolescencia. “El sexo es bueno, pero si tienes sexo hay consecuencias como un embarazo, una enfermedad o en el aspecto emocional”.

Artículo publicado en el periódico EL NORTE de Monterrey, México.

top
4 Respuestas a Más vale llegar un año antes que un minuto después
  1. Pingback: Protege tu Corazón | ¡Auxilio! ¿Cómo le hablo de sexo a mi hijo/a adolescente?

  2. Beatriz Correa | 08/03/2015 a las 10:56 AM

    Me gustaria recibir sus boletines siempre

  3. Pingback: ¿Cómo le hablo de sexo a mi hijo/a adolescente? | Centro Psicológico CPC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top